Propiedad y organización legal

La cuestión de quién posee los edificios utilizados por el proyecto es extremadamente importante. Uno de los peores errores que pueden hacer los grupos es que un individuo compre la propiedad y luego asuma que en esa propiedad pueda surgir una comunidad de miembros iguales y duradera. Puede haber una buena sensación de comunidad durante años, pero con el tiempo, el hecho de que una persona sea la propietaria y los demás sean inquilinos influenciará la dinámica en el grupo y casi inevitablemente causará problemas.

El propietario tiene mucha más responsabilidad y, por lo tanto, debería tener más derechos que las personas que no son propietarias de la casa; esto invariablemente provoca un desequilibrio y tiene un impacto negativo en el grupo. Los proyectos grupales con un fuerte espíritu comunitario solo pueden prosperar en edificios donde cada miembro tiene los mismos derechos que otros miembros. Para esto, son posibles varias opciones:

  1. Propiedad en común: i) Muchas comunidades poseen sus edificios como cooperativas. Esta forma legal ha sido diseñada para actividades económicas donde las personas que se juntan hacen algo relacionado con la actividad económica.  ii) Es posible tener otras formas legales, como una asociación o fundación como propietarios de las instalaciones, según las leyes de cada país. Lo mejor es buscar consejo para encontrar la mejor forma legal para la propiedad común.
  2. Comunidad de propietarios: Las casas pueden ser propiedad de una comunidad de propietarios, donde cada uno posee un condominio, mientras que las paredes exteriores y los espacios compartidos son propiedad de la comunidad de propietarios. Hay leyes nacionales especiales que definen lo que es necesario para una propiedad compartida, donde las personas tienen la máxima libertad en su propio apartamento, pero los asuntos comunitarios están regulados para las partes compartidas de la propiedad.
  3. Ser inquilinos en la casa de alguien: Para la dinámica del grupo, es mucho más fácil ser inquilinos en la casa de otra persona que ser inquilinos en la casa de uno de los miembros del grupo. Esto es especialmente cierto si la casa es propiedad de una gran organización con valores similares, por ejemplo, cooperativas de vivienda o fundaciones que buscan inversiones éticas. Tal solución es apropiada si la iniciativa no tiene una fuerte intención de construir sus propias casas.

Aquellos que quieran profundizar en los detalles de propiedad, deben familiarizarse con el concepto de "Emphyteusis" o "Arrendamiento en Perpetuidad", que es una opción interesante entre comprar y alquilar. Proporciona casi los mismos derechos de "propiedad" real, pero hace posible establecer algunos estándares que deben ser respetados por todos los propietarios. Esta solución se elige a menudo en cooperación con una fundación que posee la tierra y establece algunos estándares para el proyecto.

Cooperativa como propiedad común

Una cooperativa es una entidad legal que existe en todos los países europeos y constituye una de las formas legales más adecuadas para proyectos grupales. Uno de los principios de las cooperativas es que cada persona tiene un voto, independientemente de la cantidad de dinero que trajeron a la cooperativa. Aunque los detalles están regulados de manera diferente en diferentes países, una cooperativa es una forma legal destinada a las personas que desean unir fuerzas para alcanzar sus objetivos. Los interesados ​​deben verificar las regulaciones en su país.