Toma de decisiones

“Una buena decisión tiene en cuenta los límites de todas las personas que tendrán que vivir con las consecuencias de la decisión.”

El proceso de toma de decisiones en un proyecto grupal debe ser claro, transparente y legitimado por todas las personas que forman el grupo. Una dificultad que a menudo surge en grupos es tomar “demasiadas” decisiones. No todo necesita ser regulado o decidido. Siempre es bueno preguntar: "¿Realmente necesitamos tener una posición común sobre esto o podemos aceptar funcionar a través de la decisión personal de todos?"

Es posible elegir diferentes sistemas de toma de decisiones para diferentes tipos de decisiones, atendiendo al número de personas involucradas. Las decisiones se clasifican generalmente según el alcance de sus consecuencias y la necesidad en el proyecto grupal.

Se distinguen tres tipos de decisiones:

 

Decisiones estratégicas: Identificación de los objetivos generales del proyecto y los medios para alcanzarlos. Con el tiempo esto implica a todas. Tales decisiones necesitan de ser compartidas por todo el grupo, todas deberían haber participado de alguna
manera en el proceso.

Decisiones organizativas: La forma de organizar diferentes aspectos y partes del grupo o proyecto con el objetivo de ser más eficientes. Estas decisiones deben ser tomadas por cada grupo de personas implicadas.

Decisiones operativas: Para trabajar y gestionar las actividades diarias, la mejor solución suele formar grupos pequeños y estables que se encargan de las tareas cotidianas y deciden sobre ellas.

Algunas condiciones concretas pueden facilitar el proceso de una buena toma de decisiones:

  • Las personas tienen suficiente conocimiento del tema a debatir y tienen tiempo suficiente para la reflexión.
  • La buena facilitación de la toma de decisiones da a todos los participantes un espacio equivalente para participar.
  • Las decisiones deben ser anotadas y ratificadas según el modelo de toma de decisiones que el grupo tenga.
  • Las decisiones deben ser comunicadas y accesibles a todo el grupo.

La forma común de tomar decisiones colectivas está directamente relacionada con la estructura de gobierno:

  • Democracia participativa y directa: las decisiones por mayorías, ya sea una mayoría simple del 50%, o una mayoría cualificada, por ejemplo el 70%.
  • Toma de decisiones por Consenso: Decisiones aprobadas si nadie bloquea.
  • Toma de decisiones por Consentimiento (Sociocracia): Decisiones aprobadas si no hay una objeción razonada - esto se llama consentimiento. "Es suficientemente bueno para ahora, Es suficientemente seguro para probar"; Esta frase expresa el espíritu de la sociocracia en términos de toma de decisiones.
  • La inteligencia colectiva emerge cuando se invita a las personas y grupos de trabajo a sugerir propuestas concretas y compartirlas para tomar decisiones. Las propuestas son la base de la toma de decisiones, por lo tanto el proceso de desarrollarlas juntas es central en la toma de decisiones participativa.

Establecer una cultura de toma de decisiones donde las objeciones a una propuesta son vistas como regalos al grupo, conduce a un verdadero espíritu de grupo. Las objeciones
ayudan a mejorar una propuesta , la capacidad de integrar diferentes posiciones alimenta a la comunidad.

La calidad de una propuesta depende de ciertos criterios: Tiene que estar dentro del perímetro en el cual el grupo tiene el poder de tomar decisiones. Debe abordar un problema o situación que está realmente en manos del grupo. Necesita referirse al
problema o a la situación con claridad y concreción. El problema es visto como una tensión, y esta tensión es la expresión de la distancia entre la situación actual y lo que el grupo aspira. La decisión debe abordar las causas de los problemas, no los síntomas. Las causas deben ser descritas claramente, junto con las necesidades que no se cuidan en la situación actual. Argumentos razonados respaldan la propuesta, explicando cómo
aborda el problema. La propuesta no es rígida, está abierta. No es una reclamación. Puede estar acompañada por otras opciones posibles, puede ser mejorada y transformada en el proceso. Si es posible, la propuesta debe incluir un plan de acción y una agenda. Este plan de acción debe tener un punto de referencia, ser realista, factible, mensurable y verificable hasta que punto satisface las necesidades.

Cuidado de los acuerdos: Una de las posibles dificultades es el no mantenimiento o cumplimiento de las decisiones y / o acuerdos. Es aconsejable establecer un sistema de seguimiento de cómo se siguen las decisiones tomadas.